lunes, 3 de octubre de 2011

Nuevos talentos en VyC (1ª Parte).


Como bien sabéis, hace una semana aproximadamente, decidimos reclutar a nuevos talentos y futuras estrellas periodísticas del panorama ocio-digital.
El único requisito que pedíamos era que nos mandarais un artículo/texto con vuestras opiniones sobre las remasterizaciones de los videojuegos en HD. ¿Están totalmente justificados? ¿Se trata de tan sólo una medida recaudatoria?

Bien, ha llegado el momento que os mostremos a nuestros candidatos seleccionados, presentes colegas y futuros amigos. Y es que todos ellos, desde hoy, entran a ser parte de la historia Videojuegos y Consolas. Nos gustaría dar la bienvenida al primero de ellos, Fran Pinel, un apasionado de los videojuegos desde los tiempos de Mario.


Os dejamos con su más que interesante reflexión. Muchas gracias Fran y…¡Bienvenido a casa!

Remakes en HD
Artículo de opinión por Fran Pinel.


Todo jugón que se precie tiene una sensación de nostalgia al pensar en aquel clásico que le transportó a mundos mágicos, historias inolvidables, personajes icónicos… Cualquiera podría hacer un poco de memoria y rescatar del baúl de los recuerdos personal ese juegazo que nos mantuvo días, semanas, meses pegados a la pantalla experimentando cada gota de contenido y reviviendo una y otra vez las mismas grandes sensaciones. Inevitable es que a veces miremos estas joyas lúdicas pensando en que cualquier tiempo pasado fue mejor, y en como nos gustaría ver el juego de nuestras vidas resucitado, puesto a punto, explotando las posibilidades del hardware vigente. E igualmente inevitable es que las compañías vean este hecho como la excusa perfecta para reeditar contenidos y reciclar obras que les puedan proporcionar un margen de beneficios claro.

Hay ocasiones en las que el “remake” está totalmente justificado: largos desarrollos, remodelaciones contundentes en el apartado gráfico y el aspecto visual, adaptación de mecánicas al consecuente paso del tiempo y evolución de los sistemas y las formas de jugar, y por supuesto, adición de contenido suficiente con respecto a la obra original. Un remake debe conllevar concienzudamente este trabajo por parte de la desarrolladora, y lo que es más importante, debe concebirse en base a la necesidad real del público por recibir el producto.

Con esto vengo a referirme a que, bajo mi punto de vista, no es necesario que haya compañías que se estén dedicando en los últimos tiempos a reeditar títulos como Resident Evil 4, o Re: Code Verónica en el caso de Capcom, títulos de la pasada generación a los que simplemente realizan un lavado de cara e implementan en HD, cuando realmente ello no supone un cambio significativo con respecto a la experiencia original.

Aquí surgiría la opinión discordante del distribuidor alegando con la posibilidad de ofrecer títulos exitosos a nuevas generaciones de jugadores o nuevas plataformas. Sinceramente no creo que este “target” abarque una cuota de mercado lo suficientemente amplia como para justificar la venta, más aún teniendo en cuenta la retrocompatibilidad de las máquinas actuales (sí, aun sigo teniendo mi PlayStation 3 de sesenta Gigas retrocompatible funcionando a tope), o del PC, que nos permitiría disfrutar de estos buenos títulos por un precio mucho más asequible que, el que en la mayor parte de los casos nos intentan “colar” las desarrolladoras. Más bien denota cierta falta de originalidad por parte de compañías que pretende explotar su gallina de los huevos de oro, antes de innovar con nuevas IP´s o entregas de sus franquicias.

No quiero decir con esto que no haya remakes que hagan las delicias del público en general, y de un servidor en particular, pero es porque probablemente se acercan mucho más al esquema de remake que todos tenemos en mente. En ocasiones el simple hecho de que sea un juego atemporal, como el reciente caso de Ocarina of Time 3D, ya justifica su producción no sólo por ser una obra maestra o por haber marcado un punto de inflexión en su momento, sino porque además incluye nuevo contenido suficiente para satisfacer tanto a aquellos que ya lo disfrutaron, como a los que tienen la suerte de descubrirlo por primera vez tras tantos años (si este hecho justifica a su vez la inversión necesaria en un hardware específico como 3DS, es algo que el usuario debe valorar personalmente en función de sus expectativas).

Y es que aquí está la clave. No tiene mucho sentido, más allá del comercial, reeditar un juego de una generación a otra si entre éstas no hay un cambio paradigmático en cuanto al esquema gráfico y jugable que proponen. Los casos en los que el remake está justificado son aquellos en que la obra en sí sea imprescindible, y deba ser jugada por cualquier generación de videoadictos independientemente de su género; o en aquellos casos en los que el lavado de cara en cuanto a mecánicas, gráficos, contenido y experiencia en general, sea lo suficientemente destacable como para justificar su adquisición, siendo el original un juego mayúsculo.

Dicho eso, por favor Director Kojima, deje de iterar una y otra vez sobre sus grandes obras y ofrézcanos algo nuevo de ese “genio” tan personal que lleva dentro (supongo que este hombre ha hecho tanto como para vivir de las rentas de su creación durante cuatro vidas de desarrollador, lo cual es una pena).


Share/Bookmark

4 comentarios:

Guille! dijo...

Excelente artículo Fran.
Como he dicho al principio del artículo...
¡Bienvenido!

Jess dijo...

Una gran reflexión, y un artículo excelente

f curator dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fran dijo...

Muchas gracias! Espero poder aportar muchos más, y que seáis todo lo críticos que queráis, que el fin al cabo es la mejor manera de mejorar! ;)