jueves, 9 de agosto de 2007

Análisis: Vampire Rain - Xbox 360.


Después de unos años de sequía vampiresca, AQ Interactive se atreve con un juego para Xbox 360 que gustará a los fan de películas como Blade o Underworld.

Vampire Rain, como su nombre indica, es un juego sobre vampiros en el cual encarnaremos a un humano llamadao John Lloyd, miembro de Former Special Force, una unidad especial capacitada para eliminar cualquier rastro de criaturas nocturnas.

Ambientado en nuestra época, la historia de Vampire Rain trata sobre un problema que está azotando el mundo dado que un misterioso virus ha provocado que muchos de los habitantes de la ciudad se conviertan en vampiros. Tal y como cabría de esperar, el virus se va expandiendo poco a poco dado que los vampiros ansiosos de sangre arrasarán con el fin de chupar hasta la ultima gota de sangre que se halle en el mundo.

Una vez metidos en el papel de John, nos juntaremos con otros cuatros amigos, casi todos miembros de la Former Special Force, para combatir a los “chupópteros” al más puro estilo Gears of War, aunque por supuesto, con bastantes diferencias.

La historia es larga y oscura y además con la gracia, entre otras cosas, de poder convertirse en criatura nocturna para ser más rápido y veloz que si fuésemos humanos. Los giros arguméntales suelen aparecer a menudo pero no dejan de ser previsibles y entretenidos.

Armados hasta los dientes, en Vampire Rain tendremos todo un arsenal con el que fundir y borrar de la pantalla a estas criaturas tan molestas; pistolas, ametralladoras e incluso patadas son algunas de las formas de acabar contra nuestro enemigo.
Dicho así parece que Vampiro Rain es un juego puramente de acción, pero no lejos de eso, en Vampire Rain tendremos que usar el sigilo como si de Spliter Cell se tratase.

Jugabilidad:

Para todos aquellos que conozcan bien a Sam Fisher verán que el protagonista de Vampire Rain no es más que una copia de nuestro agente especial favorito. Podremos realizar multitud de acciones tales y como agacharse, saltar, agarrase a tuberías, pegarse contra la pared y muchísimas más gracias a las distintas combinaciones de los botones.

A veces este control se hace tedioso aunque hay que reconocer que algunas acciones no requieren absolutamente ningún esfuerzo dado que para colgarse de un tubo o de una pared tan solo tendremos que saltar sin la necesidad de pulsar otros botones.

Por desgracia, la cámara en tercera persona usada por el juego es mala y muchas veces, al bajar de las paredes, tendremos que recolocar la cámara detrás de nuestro personaje si queremos saber donde caemos. Este pequeño fallo le quita muchos puntos a Vampire Rain ya que en vez de tener un control perfecto, mosqueará a más de uno, pudiendo incluso incordiar y hacernos perder la partida. Por supuesto como todos los retos, una vez conocidos los pequeños fallos del posicionamiento de la cámara, el resto es coser y cantar.

Gráficos:

Gráficamente Vampire Rain se sitúa en el nivel de los juegos que salieron en las primeras ornadas de Xbox 360. No estamos diciendo que tenga unos gráficos anticuados y pasados de moda, pero hay que reconocer que el modelado de los personajes es más pobre del que se suele estilar hoy en día.

Algunos efectos como el del fuego en el modo multijugador llaman bastante la atención.

A todo esto tenemos que añadir que el juego posee una tonalidad verdosa muy típica de los juegos de infiltración tales y como Spliter Cell, o Metal Gear Solid. Hay que reconocer que la ambientación del juego es francamente buena, y no está recomendado para almas sensibles; la violencia explicita es una de las bazas con las que juega Vampire Rain.

Modos de Juego:

En un juego de este estilo, tener un sinfín de modos de juego no es su principal objetivo, aún así, en Vampire Rain tendremos el típico modo historia con el cual podremos dedicar bastantes horas frente a la pantalla.

Sin embargo el modo que le aporta mayor dosis de diversión es su modo online dado que existen distintas modalidades tal y como “Captura la bandera” (aunque aquí se captura fuego), “todos contra todos”, etc. Además de eso, la mayoría de los logros se consiguen ahí siendo esta una de las principales características para pasarlo en grande con Vampire Rain.

Conclusión:

Es difícil saber si merece la pena o no comprar Vampire Rain, lo cierto es que el juego no es malo pero tiene ciertos puntos que hacen que decaiga su calidad final tales como el posicionamiento de la cámara y sus gráficos -algo peores de lo que suele lanzarse hoy en día-. Pero una vez acostumbrado a eso, estamos ante un juego largo, con una ambientación ejemplar y con un modo multijugador que hace que sea bastante recomendable.

Si te gustan los vampiros y los juegos con una ambientación especial, tétrica y sangrienta, Vampire Rain es tu juego; si por el contrario estás buscando una aventura pura y dura, Xbox 360 te ofrece otros juegos que seguro cumplirán más tus expectativas.
NOTA FINAL:

5,7/10


Share/Bookmark

1 comentarios:

Neox_Spain dijo...

Buenos dias Bern, he podido probar este juego y no se lo recomiendo ni a peor enemigo, realmente me parece un juego normal de xbox, pero no de xbox 360... pagar 60 € por este juego habiendo otros titulos muchisimos mas interesantes...
un cordial saludo,