lunes, 10 de noviembre de 2008

Estáis deseando ir al Tokyo Game Show.


La friolera de 61% de nuestros lectores estarían deseando visitar el Tokyo Game Show, la mayor feria de videojuegos en el continente asiático. Este espectáculo del videojuego que suele tener lugar a finales de septiembre de todos los años, es especialmente esperado por los usuarios del mundo entero ya que suele mostrar en acción los títulos venideros para Navidades.

Tan solo el 33% preferiría ir a Estados Unidos, en Santa Mónica, al E3. A mi forma de ver, la mayor feria del videojuego del mundo y donde siempre se presentan las novedades más jugosas del momento. Quizás Tokyo llame más por ser la cuna del videojuego o simplemente por sus exóticas azafatas.

La feria de Leipzig -en Alemania- es la menos llamativa, y solo 5% de los lectores irían a verla. Y es que ese es el grave defecto que seguimos arrastrando en Europa... el videojuego no se ve como un auténtico arte.

Os prometo que si algún día puedo asistir a alguna de las tres ferias, tendréis un reportaje de lo más salvaje.

Y ahora la pregunta del mes que viene: ¿Deberían innovar más las empresas de videojuegos?


Share/Bookmark

3 comentarios:

Vampirro dijo...

er... ¿Tokio la cuna del viodejuego? Eso es como decir que Brasil es la cuna del fútbol porque de ahí han salido Pelé, Rivaldo, Romario, Ronaldo, Zico o Ronaldinho...

Nos guste o no, el primer videojuego documentado nació en USA en el año 58 (sí, más de una década antes del Pong de Atari), y para ver a Japón como gran potencia de los videojuegos hay que esperar a los 80 con el auge de Nintendo y SEGA...

Bern dijo...

Vale, en eso tienes razón, pero si piensas en videojuego, el país que te viene en mente suele ser el del País del Sol Naciente...

Marmota dijo...

Yo voté por el E3 más que nada porque el inglés se me da mejor que el japonés. Yo veo más factible visitar el E3 o la feria de Leipzig que el Tokyo Game Show por el tema del idioma: en Alemania te puedes mover con el inglés sin muchos problemas, pero en Japón lo tienes más díficil.