sábado, 9 de febrero de 2008

Análisis: KUF: Circle of Doom - Xbox 360.


Microsoft lanza, tras excelentes juegos como Halo 3 o PGR4, Kingdom Under Fire: Circle of Doom. Un juego en el que imitando de forma parecida la salsa de Ninghty-Nine Nights, trata de hacerse un hueco en los beat-em up destructivos.

Este tipo de juego en el que podremos elegir entre varios personajes y tendremos que destruir todo lo que nos encontremos por el camino puede gustar u odiarse. Puede gustar por el hecho de soltar muchísima adrenalina pero odiarse por la repetición de sus acciones.

De esta ultima parte pecan los juegos de este estilo y es donde notamos que los chicos de Microsoft han querido hacer el máximo esfuerzo tratando de darle un toque más “rolero” a una forma de jugar que no lo es tanto.

Al aparecer las hordas de enemigos que nos tendremos que cargar sin piedad, iremos ganando puntos de experiencia que podremos canjear por mejoras para nuestro personaje. Además, iremos recogiendo tesoros que dejarán los cadáveres de nuestros enemigos “lagartijas” para poder usar armas y acciones diversas.

El mundo de KUF: Circle of Doom es muy variado, pero por desgracia estas pequeñas cosas no consiguen paliar la monotonía de un titulo que apenas aporta novedades en el género.

Gráficos:

Los gráficos son interesantes y bonitos. Demuestran el gran potencial que tiene Xbox 360 en sus entrañas. Pero aún así, los movimientos de los personajes son algo repetitivos y los enemigos no varían mucho salvo por el color de sus texturas. Reconocer eso si, lo impresionantes que llegan a ser algunos bichos que nos encontraremos por el camino (prefijado) tales y como unas espantosas plantas carnívoras ansiosas de mordernos y envenenarnos.



Sonido:

Un gran apartado que nos sumerge en las profundidades del juego. Brillante.

Jugabilidad:

No podemos negar que la jugabilidad es buena. Controlar a los personajes no requiere mucha experiencia y le cogeremos el truco rápidamente. A diferencia de otros títulos, este requiere un poco más de pericia para movernos por los menús ya que necesitaremos armar hasta los dientes a nuestros personajes. Esta parte, que supone quitar cierta monotonía en el desarrollo del juego, le da algo de interés a la creación correcta de personajes para luego poder disfrutarlos online.

Modos de juegos:

Aquí es donde KUF sobresale de los demás beat-em up masivos: el modo online. En efecto el modo offline supone un interés dudoso ya que el juego no es especialmente agraciado jugando en solitario. Es algo aburrido y repetitivo –como la gran mayoría de los beat-em up- (con permiso de N3), y por eso el modo en línea ofrece esa dimensión que otros no otorgan. Podremos jugar toda la historia del juego en cooperativo. Algo francamente interesante y emocionante sobretodo para quitarse dificultad en el juego.

Conclusión:


Tras este análisis rápido de un juego que puede gustar, o no, tenemos un balance incierto sobre que lado inclinarnos. El juego técnicamente es bueno, y ofrece diversión (sobre todo vida Xbox Live), pero en muchos puntos puede llegar a ser repetitivo y tiene una mecánica muy vista y de poco interés.

Si os gustan los juegos del estilo de N3, haceos con el, pero eso sí, antes de pronunciaros y soltar 70€, echad un ojo a la Demo de Xbox Live.
NOTA FINAL:

6,2/10


Share/Bookmark

0 comentarios: