martes, 19 de febrero de 2008

Análisis: The Club - Xbox 360/PlayStation 3.


Los juegos de tiros están de moda y más en consolas como Xbox 360 y PlayStation 3, donde la gran mayoría de jugadores quiere disfrutar desfogándose frente a sus televisores. Siguiendo esta política, Sega quiere llegar al corazón de estos jugadores gracias a The Club, un juego salvaje y divertido.

En The Club, al que no debemos confundir con la película de Brad Pitt llamada Fight Club, tendremos que escoger entre otros peculiares personajes cada cual con un estilo propio e insano. El que no ha salido de un manicomio, proviene de los barrios más difíciles de la ciudad o de lo más profundo de Rusia. Eso sí, todos con un claro objetivo: sed de sangre y de venganza.

Y es que The Club no da lugar a descansos; con un posicionamiento de la cámara detrás de nuestro personaje, los personajes de The Club se moverán por “el club” al que pertenecen de forma ejemplar.

El objetivo es claro: unas reglas, un guerrero, y un objetivo. Al cumplir el objetivo se tiene la posibilidad de seguir al siguiente nivel, así hasta convertirse en el más fiero del lugar.

Las misiones son muy variadas: tendremos misiones donde tendremos que dar vueltas como en un circuito tratando de acabar con el máximo de enemigos, acabar las misiones a tiempo sin que los enemigos nos destrocen, tender lugares restringidos de movimiento y sin salir de ahí tumbar a todos los esbirros, y muchas más fases en las que la adrenalina sube como la espuma. La gracia del juego es que tendremos una “barra de combo” que se irá gastando si no realizamos muestres rápidas. Esto le da un punto de estrés al juego que le hace bastante diferente.

Además, contamos con varios modos de juegos y con varios personajes para desbloquear (cada uno con sus propias características como Velocidad, Fuerza, etc). Ahora bien, el conjunto pinta muy bien, ¿pero es realmente tan excelente como parece?

Gráficos:

Dentro del conjunto visual, los gráficos son atractivos y los efectos especiales interesantes. Desde luego no brillan por tener un motor gráfico de última generación pero si cumplen con el cometido de mostrar muchos personajes por pantalla y ser limpios dentro de lo que cabe.



Los escenarios son poco interactivos, y algunas texturas dejan que desear.

Sonido:


Con una banda sonora cañera y los efectos son perfectos. Las voces y sobre todos los comentarios están a veces salidos de tono. Ahora bien, la ambientación es perfecta.

Jugabilidad:


La jugabilidad puede resultar algo liosa al principio. El hecho de tener que puntar constantemente y mover el personaje de forma rapidísima puede darnos quebraderos de cabeza. Eso sí, tras unas horas de juegos le habremos cogido el gustillo.

La diferencia entre cada personaje se nota lo que permite que nos adaptemos muy bien al mejor tipo de personaje que andamos buscando.

Modos de juego:

Básicamente son 2: el modo historia y el modo online. En el modo historia tendremos muchísimas mini fases muy variadas y divertidas. Es sin lugar a duda el mejor modo de juego para The Club. El modo online, aunque presente y eficaz, no está del todo depurado y se nota que a este tipo de juego tan rápido y con una jugabilidad tan peculiar le falla algo. Alguna partida rápida se puede echar, pero no dejar de ser algo poco significativo.

Conclusión:

Si buscas un juego para pasar un buen rato desfogándote frente a tu pantalla, hazte con el. El modo online no es excesivamente bueno y dejar algo frío, pero la variedad y dificultad perfectamente ajustada del juego hace que jugar solo a The Club sea una delicia. Sólo para amantes de juegos muy salvajes…
NOTA FINAL:

7,5/10


Share/Bookmark

0 comentarios: