domingo, 4 de noviembre de 2007

Análisis: Medal of Honor Airborne - Xbox 360.


Año tras año tenemos la posibilidad de volver a la guerra. Esta vez, Electronic Arts es quién nos pone en las manos de un joven americano de la brigada paracaidista para ofrecernos un juego de una calidad muy alta. Estamos hablando de Medal of Honor Airborne.

Tal y como ocurría en Callo of Duty 3 el año pasado, en Medal of Honor Airborne se nos sumerge en la época de la segunda guerra mundial donde los aliados se enfrentan a los soldados del eje alemán y sus aliados. La diferencia fundamental entre el juego de Activision y este de Electronic Arts es que en lugar de ser un soldado del ejército terrestre formaremos parte del ejercito del aire con misiones que sólo caerán desde el cielo gracias a nuestro paracaídas.

Esta novedad aporta bastantes diferencias con respecto a otros juegos ya que no tendremos la posibilidad de empezar siempre en un sitio prefijado sino que podremos caer allá donde nos parezca y empezar nuestra misión desde las alturas estudiando exactamente cual sería el mejor punto para caer. Como cabe siendo lógico, siempre hay unos lugares menos peligrosos y estos vendrán marcados para que no tengamos muchos problemas al empezar. Una novedad muy interesante que le añade un toque estratégico a un juego que sinceramente está recreado a la perfección.

Gráficos:

El aspecto visual del juego es increíble. Los soldados están perfectamente recreados y los decorados además de ser sólidos y muy vistosos, nos introducen de lleno en la acción del juego y en su temática.

El único fallo visual es que a veces al llegar a ciertos espacios que aún no hemos visitados, las texturas se van cargando según como avancemos. Este pequeño fallo suele ocurrir sobre todo cuando caemos del paracaídas en ciertos lugares “poco recomendados”.



No obstante y quitando ese pequeño bug visual que no molesta en nada nuestra aventura, la animación es brutal, y todos los personajes en pantalla se mueven perfectamente.

Sonido:


Si algunos ya conocen a Electronic Arts, sabréis que este apartado no suele estar jamás descuidado. Este juego no iba a ser una excepción y por eso se merece la nota de sobresaliente en este punto. Los disparos sonarán en nuestra televisión como si fuesen reales y los gritos de nuestros compañeros o enemigos nos pondrán los pelos de punta.

Jugabilidad:


En este punto tampoco podemos hacer muchos reproches. El mando responde a la perfección y los controles son bastante intuitivos. De hecho, el único problema que podremos tener es que si estamos demasiado acostumbrados a los controles de otros juegos como el de Call of Duty 3 o Halo 3, solo tendremos que memorizar la nueva disposición de los botones para poder jugar.

La inteligencia de los enemigos es muy interesante y realista. Se esconderán, tratarán de pegarnos con a culata de su arma siempre que estén cerca de nosotros y usarán las armas del decorado si ven que están libres como pueden ser las torretas ametralladoras y demás.

El único punto que quizás empañe la calidad general del juego es la elevada dificultad que quizás desespere a los más inexpertos y los menos pacientes. En Medal of Honor Airborne no vale ir “a saco” y matar todo en plan Rambo. Tendremos que usar milimétricamente todos los espacios y recovecos de los entornos para acabar de un par de tiros con nuestros enemigos.

Modos de Juegos:

El principal y más interesante es el modo historia que por supuesto muestra la mejor calidad gráfica y la mayor variedad de situaciones, no obstante existe un modo online que es algo pobre: tan sólo 12 jugadores podrán tomar parte de los escenarios multijugador. Una cantidad irrisoria si lo comparemos con el venidero Call of Duty 4 que permitirá a 36 jugadores enfrentarse en batallas campales online.

Si quitamos ese pequeño detalle que a mi juicio personal hace que el juego se quede algo cojo, estamos ante un juego largo y divertido.

Conclusión:

Si os gustan los juegos de guerra haceos con el, si os gustan los shoot’em up haceos con el, si os gustó Call of Duty 3 haceos con el, y si os gustan los juegos magistralmente ambientados también. El único punto negro de Medal of Honor Airborne es su elevada dificultad y el modo online que apenas permite jugadores en sus pantallas.
NOTA FINAL:

8,0/10


Share/Bookmark

0 comentarios: