viernes, 28 de septiembre de 2007

Análisis: Fatal Inertia - Xbox 360.


Velocidad endiablada, acción a raudales, y vehículos futuristas son tres de los aspectos más destacables de Fatal Inertia. ¿Con esa fórmula, llegará a desbancar al impresionante Wipeout?

En efecto Koei, empresa japonesa que se dedicó hace unos años exclusivamente a la saga Kessen para PlayStation 2, quiere dejar los ambientes medievales y antiguos, por un juego que rompe las leyes de la gravedad y del conocimiento humano, con un juego de carreras rapidísimo para los amantes de la velocidad futurista.

Al introducir el disco de Fatal Inertia en nuestra Xbox 360, veremos una introducción que nos pondrá de lleno en el ambiente que se respira en este juego: naves, velocidad, disparos y acción. Sobre el papel el juego pinta muy bien, lo que ocurre es que la realidad es algo distinta…

Al aparecer el menú principal en pantalla -algo soso- todo hay que decirlo, nos encontramos con varios modos de juego siendo el modo temporada el principal ya que nos introducirá de llego en la historia del juego. Según nos cuentan con unos textos traducidos al castellano, las carreras de Fatal Inertia son ilegales y cuatro escuderías se han puesto de acuerdo para competir en lugares estrambóticos ya que no les dejan competir en otros sitios. Por eso, y a lo largo de todo el juego, veremos unos circuitos situados en lugares rocosos, pantanos y ciudades abandonadas.

La verdad es que todo esto pinta muy bien, hasta que empezamos a jugar.

Gráficos:

Unas de las primeras cosas que tenemos que realizar en Fatal Inertia es elegir un vehiculo. Sinceramente el modelado de estos es estrepitosamente malo ya que sus texturas son planas, carecen de pegatinas y lo que es peor, gestionan fatal la iluminación. Todo esto aporta una visualización plana y aburrida de los bólidos.



Los decorados aportan el contrapunto, ya que algunos efectos como el agua o la luz del sol ambientan muy bien los escenarios de Fatal Inertia. No obstante, no os imaginéis unos circuitos llanos y rápidos como los de Wipeout, F-Zero y demás juegos de este mismo género. En Fatal Inertia, los circuitos parecen sacados directamente de un circuito de rally, y a veces desesperará chocarse contra los árboles que irrumpen en nuestro camino vuelta tras vuelta.

Los demás efectos luminosos como los misiles, y disparos cumplen sin más. Algo más espectacular se hubiese esperado del juego.

Sonido:

Estridente y sin personalidad el sonido es uno de los peores apartados de Fatal Inertia. Unos acordes de guitarra eléctrica suenan en bucle a lo largo de la carrera y una vez metido el sonidito en los oídos del jugador, uno se acuerda de que Xbox 360 posee la posibilidad de escuchar su propia música mientras se juega a un juego; una opción a tener en cuenta si vais a jugar más de una hora seguida al este juego. ¡Una lastima!


Modos de juego:

En Fatal Inertia tendremos varios modos de juego disponible. El más largo es el ya comentado modo temporada. En el tendremos que pasar todos los retos que nos propone el juego. No obstante, la dificultad va creciendo de forma bestial lo que hace que las primeras carreras sean bastante fáciles, pero lleguemos a un punto en el que el mínimo error nos hará descender de la primera posición a la última. Algo desesperante y difícil de controlar dada la velocidad y la concentración que se requiere para jugar a Fatal Inertia.

El modo exhibición nos permitirá practicar y correr en los circuitos para tratar de mejorar tiempos. Algo útil si queremos desbloquear todos los logros del juego.

Pero sin lugar a dudas, si un modo merece la pena, es el modo Online en el que a pesar de tener los mismos problemas que en el modo en solitario, permite que podamos competir contra nuestros amigos. Esta opción salva las castañas del fuego a Fatal Inertia, ya que gracias a el la diversión crece algo más.

Jugabilidad:

La jugabilidad de Fatal Inertia no es mala. De hecho, la mayoría de los vehículos se controlan bien, teniendo que usar los dos Sticks para controlar la nave. Lo que ocurre es que los circuitos son tan extraños que a veces uno se despista, y lo único que conseguirá será ir de muro en muro y chocar contra las paredes del trazado.

Otro de los puntos negativos de Fatal Inertia es la falta de claridad a la hora de usar las armas. En general poseen un uso bastante ambiguo y poco claro que empaña la jugabilidad y diversión del juego. Al ser las carreras tan poco claras, no sabremos muchas veces ni a quién disparar. Algo inadmisible en un juego de este tipo.

Conclusión:

Si te gustan las carreras de vehículos futuristas, y la velocidad en circuitos sosos y con falta de personalidad, este es tu juego. Fatal Inertia tiene muy pocas bazas para poder colocarse entre los mejores juegos de Xbox 360. Sólo se salvan algunos de sus decorados y ese modo Online que hace que disfrutemos algo más del juego. Fatal Inertia es una opción para los amantes de Wipeout, F-Zero y compañía que tengan la consola de Microsoft, pero ya os aviso, no esperéis algo tan divertido como los juegos que acabamos de mencionar.

Fatal Inertia aprueba muy justito, y sólo gustará a los fanáticos del género.
NOTA FINAL:

5,5/10


Share/Bookmark

0 comentarios: