miércoles, 7 de noviembre de 2007

Análisis: Virtua Fighter 5 - Xbox 360.


Después de su aterrizaje hace unos meses para PlayStation 3, vuelve Virtua Fighter 5 y toda su plantilla de luchadores para la consola de Microsoft. ¿Conseguirá esta versión superar lo visto hasta ahora? Un desafío muy complicado que os invito a descubrir en este análisis…

Después de cinco capítulos, uno empieza a estar acostumbrado y a conocer las particularidades de la saga Virtua Fighter. Como muchos ya sabréis esta saga salió hace ya muchos años y su último capítulo salió para PlayStation 2 hará ya unos 4 años. Tras una larga espera, llega a la nueva generación de consolas Virtua Fighter 5, un juego que muchos de los fans de la saga estaban esperando, para poder disfrutar de sus personajes favoritos en Alta Definición.

La serie Virtua Fighter, para aquellos que no la conozcan, es una serie de juegos de lucha que fueron saliendo de la mano de Sega. Esta quinta parte no iba a ser menos y llega con una frescura que muchos juegos desearían tener.

La mecánica general es muy sencilla, un luchador se enfrenta a otro y nosotros deberemos controlar a uno de ellos para acabar con el enemigo. ¡Vamos, lo que viene siendo un juego de lucha de toda la vida! La diferencia principal de Virtua Fighter frente a otros juegos es su sistema de control en el que tan sólo tendremos que usar 3 botones (Puñetazo, Patada y Guardia), y combinaciones de estos mismos para sacar nuevos golpes, cada cual más espectaculares. Una forma de jugar sencilla que aporta una grandísima jugabilidad y espectacularidad, esto VF es uno de los juegos de lucha que mejor sabe hacerlo.

Esta oportunidad que se les brinda a los jugadores y poseedores de Xbox 360 es absolutamente increíble, dado que una de las mejores sagas de lucha ha desembarcado en la consola de Microsoft para darlo todo y convertirse en el número uno.

Gráficos:

El apartado visual del juego es muy bueno. Muchos pensarán que con los ya casi 2 años que ha cumplido la máquina de Microsoft esta no podría con el maravilloso apartado gráfico que se vio en PlayStation 3. Pues mucho me temo que aquí ha resultado ser todo lo contrario. La versión de Xbox muestro unos gráficos más sólidos que los que pudimos ver en la consola de Sony y un acabado más fino que los ojos sibaritas podrán apreciar.



Los personajes se mueven con una extrema rapidez y las animaciones son de lo más bueno que se puede ver hoy en día en una videoconsola. Se nota que el trabajo que han hecho Sega ha dado sus frutos y el resultado general es absolutamente extraordinario.

En segundo plano tenemos unos escenarios geniales, cada cual con sus particularidades. Tenemos rings de todos los tipos: con barreras, con semi-barreras, de distintas dimensiones, etc. Además, tal y como ocurría en VF4 de PlayStation 2, algunos suelos dejan las marcas de nuestras huellas así como roturas en el suelo si caemos muy fuerte por el impacto sufrido. Algo francamente llamativo que le da un plus de realismo a este juego.

En cuanto a los personajes, podremos elegir entre 17 luchadores desde un principio (con alguno secreto según desbloqueemos el juego). Cada uno tiene su propia indumentaria pudiendo elegir entre una u otra e incluso pudiendo personificar cada personaje de la forma más increíble. Las texturas usadas para la piel, y las expresiones faciales le da al juego un aspecto foto realista que te puede dejar boquiabierto.

Sonido:

Las canciones siguen la dinámica que se ha ido viviendo durante sus anteriores capítulos. Unas músicas marchosas que ambientan los combates al son de agradables melodías hacen que disfrutemos del juego. Es cierto que a veces pueden resultar algo monótonas sobre todo después de 3 rounds seguidos, pero aún así no molestan para nada.

Los efectos de sonido cumplen con su cometido y no parecen haber evolucionado mucho. Los golpes suenan bien, las voces perfectamente y todo gira a la perfección en este ambiente de peleas.

Jugabilidad:

Tal y como hemos comentado anteriormente, en Virtua Fighter la dificultad no está precisamente en su control. El juego es muy intuitivo y tan solo necesitaremos pulsar 3 botones y las combinaciones de estos mismos junto al stick derecho para realizar los distintos movimientos de nuestros personajes. De esta forma obtenemos un juego que al principio puede parecer “aleatorio” pero lejos de ahí, las luchas se convierten en unos auténticos combates, en los que el jugador que mejor maneje los botones y su personaje disfrutará al máximo del juego.

Ahora bien, que no se preocupes los jugadores menos familiarizados con la saga. Los controles son muy intuitivos y se permite ir cogiendo el tranquillo del juego según vayamos peleando contra nuestros rivales.

Lo único que se puede echar en cara a la jugabilidad es que aquellos que prefieran usar la cruceta para realizar los movimientos tendrán como inconveniente que la de Xbox 360 es algo imprecisa e incomoda. Algo que no se puede solucionar salvo que adquiramos otro mando más cómodo para este tipo de juegos.

Modos de Juego:


Siempre se sabe que Virtua Fighter aporta novedades en sus modos de juegos Aquellos que jugaron a VF4, recordarán que el modo Kumite era una de las novedades de aquella versión. En el hacíamos las veces de entrenador y teníamos que hacer que nuestro luchador llegase a la cima del torneo.

Volviendo a la versión que hoy nos incumbe, Virtua Fighter 5 posee los típicos y clásicos modos de juego en los cuales lucharemos contra la máquina en modo Arcade, Luchas Versus entre luchadores y el ya clásico modo práctica para probar los distintos golpes.

Además de esto, los chicos de Sega agregaron para esta versión un modo Historia en el cual tendríamos que hacer evolucionar nuestro personaje subiéndolo de grado (empezando desde el grado de décimo “Kyu” hasta llegar al décimo “Dan”). Por supuesto el camino no será especialmente corto, y mucho menos fácil sobre todo llegados a un nivel alto. Un modo muy divertido que es lo que le da la salsa al juego y nos picará con el fin de conseguir todos los logros del juego.

Pero si una cosa es novedosa en esta versión de Xbox 360 es el modo Online. Aquí es donde realmente se diferencia de su rival PlayStation 3, dado que gracias a Xbox Live, los chicos de Sega han conseguido crear un modo de juego que no existía en anteriores versiones.

Este modo es de los más divertidos aunque también el que nos hará sudar más la gota gorda debido al nivel de algunos jugadores. Por su fuese poco, tal y como ocurre en el modo Historia, podremos subir de grado y enfrentarnos a rivales con un nivel similar de habilidad.

La guinda que colma el pastel y que termina un juego de la forma más espectacular.

Conclusión:

Virtua Fighter 5 se ha convertido sin lugar a dudas en una referencia en cuando a juego de combate. Sus gráficos espectaculares, su jugabilidad fuera de lo común y las novedades que trae (incluso comparándolo con la versión de PS3) hacen que Virtua Fighter 5 se corone como rey de la lucha en los juegos de Xbox 360. Una opción muy acertada si te gusta el género y si te apetece enfrentarte con los colegas ya sea en casa o vía Xbox Live. Un Must Have en toda regla.
NOTA FINAL:

9,5/10


Share/Bookmark

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Este juego es una pasada pero el modo online me desepera un poco porque tdos son muy bueno y no consigo ganar.