martes, 23 de octubre de 2007

Análisis: Project Gotham Racing 4 - Xbox 360.


Muchos recordaréis la salida mundial de Xbox 360 hace ya casi 2 años, algunos juegos impresionaron y uno de ellos fue Project Gotham Racing 3. Hoy, Microsoft vuelve a deleitarnos con la secuela más esperada del famoso juego de coches donde la acción y la adrenalina son sus principales bazas.

Project Gotham Racing 4 es la cuarta entrega de esta saga de velocidad que viene existiendo desde la llegada de Xbox al mercado. Con esta nueva entrega, Microsoft y Bizarre Creations han querido evolucionar la saga a límites increíbles dado que el cambio ha sido radical frente a su anterior capítulo.

La verdad es que las novedades que han aportado no es el punto más importante del juego ya que la filosofía del juego sigue siendo la misma: carreras en las que descargar adrenalina con muy poca simulación y una componente arcade que siempre ha tenido la saga. Los Kudos siguen presentes, recordamos que esta palabreja es una unidad de puntuación que medirá nuestras proezas al volante… ¡o al manillar!



Ahí está la principal novedad del juego ya que por primera vez en la saga, podremos pilotar todo tipo de motos. Nos podremos poner tanto a los mandos de un flamante y lujurioso Ferrari 430 pero también a bordo de la excitante y salvaje Ducati Monster donde los caballos de la montura nos conducirán hasta la victoria siempre soportemos la fuerza gravitatoria de la moto.

Por lo demás la filosofía es la misma, según vayamos eligiendo una u otra opción, tendremos distintos retos; en algunos de ellos tendremos que ganar carreras, en otros realizar la mejor puntuación en Kudos, y un montón de opciones más que iremos desvelando.

La verdad es que pintado así, PGR4 tiene todas las papeletas para convertirse en el mejor juego arcade del catálogo de Xbox 360. Si os soy sincero, Project Gotham Racing 4 está muy cerca de ello…

Gráficos:

Si recordamos las criticas que se oyeron en Noviembre 2005 sobre PGR3 (se decía que los gráficos no explotaban para nada las posibilidades de la consola, que estábamos ante una versión mejorada de PGR2, etc.), ahora podemos ver todo lo contrario. Project Gotham Racing 4 ha mejorado en todos los aspectos a su antecesor. Los gráficos son mucho más sólidos, los decorados mucho más impresionante, los efectos de luz quitan el hipo y el motor gráfico es prácticamente perfecto.

Todos los coches y motos están modelados tanto exteriormente como interiormente y podremos disfrutar de nuevo de una visión interne mucho más realista de lo que lo puede hacer cualquier GT4 o Forza 2. En PGR4 todos los mandos de los coches siguen un aspecto idéntico a los de la realidad:



Las texturas de la carretera son más finas, ahora parece que estamos realmente sobre asfalto. Los “Lens Flare” o efectos de luz sobre la cámara debido al sol están mucho más conseguidos y por lo general podemos decir que el juego es bastante espectacular.

Además de esto, debemos denotar el esfuerzo de los programadores a la hora de modelizar a los pilotos de las motos dado que a la inversa de un piloto de coches, este se va moviendo al campas de su vehículo. Es cierto que no es un modelado muy extenso y que estos no disponen de caras (dado que nunca veremos al motorista quitarse el casco), pero las animaciones son más que correctas y el resultado final bastante convincente.

Sonido:

Como viene siendo habitual en esta saga, el rugido de los motores es absolutamente real. Es decir que el sonido metálico del motor de los Ferrari se podrá oír de forma casi idéntica en nuestra televisión (salvando las diferencias, obviamente), pero si disponemos de un equipo 5.1, poco falta para que se nos pongan los pelos de punta al oír el sonido de los vehículos.

El ambiente general es muy bueno, pero tampoco destacable: oiremos los gritos del público y los frecuentes derrapes de nuestros coches y motos.

La música cumple y sirve para ambientar los menús del juego así como las carreras en las que participemos.

Modos de juego:


PGR4 es un juego que no ha cambiado un ápice su jugabilidad. Aquí los amantes de la simulación se verán totalmente perdidos. Los coches realizan más derrapes de la cuenta, los chirridos de las ruedas están a la orden del día y el control de tracción parece no existir en PGR4. Es una forma de jugar que se puede odiar… o adorar.

La verdad es que una vez cogido el punto, el juego es una delicia. Esta forma de jugar es muy divertida y no tenemos la necesidad de comerse la cabeza en laboriosos reglajes mecánicos para una mejor prestación en nuestro coche. Aquí lo que importa es correr y llegar el primero o cumplir el objetivo marcado en ese momento.

Existen distintas formas de jugar a Project Gotham Racing 4. Una de ellas, la más clásica, es conseguir llegar a lo más algo saliendo desde la última posición. Ahora bien, esa no es la única forma de jugar a PGR4 ya que muchas veces los “Kudos” nos permitirán comprar coches, ganar nuevos circuitos y lograr cosas que sin ellos nos costaría seguir avanzando en el juego. De esta forma se incentiva la espectacularidad en las carreras y eso es muy importante para el jugador.

Además de estos modos (y de muchos otros que no hemos citado), el juego dispone de una opción multijugador con la que podremos conectar varias consolas a nuestra red y jugar entre todos en pantallas distintas, pero además de eso, hay una opción de pantalla dividida y lo que es más importante: un modo online.

Este modo será la perdición de todos los amantes de la saga. Podremos competir contra cualquier jugador del planeta y disfrutar de unas carreras muy cerradas en las que trataremos de escalar posiciones en el ranking mundial, ya sea con una moto o con un coche. Además los piques estás asegurado ya que siempre que corramos online aparecerá una bandera del país del corredor, un detalle muy interesante ya que esto nos permitirá saber de donde proviene el jugador rival sin la necesidad de tener que mirar su ficha de juego.



Jugabilidad:

La jugabilidad no tiene mucho misterio. Como bien se ha dicho anteriormente, o se odio o se adora. Los coches responden por lo general bastante bien y aunque no estemos acostumbrados a tanto derrape, al final sabremos pilotar estos coches.

La única gran diferencia con respecto a la anterior entrega ha sido la inclusión de las motos y ahí es donde más podría flojear el juego. La verdad es que la física no está ni de lejos igual de conseguida que en Moto GP, pero sabiendo que se trata de un juego muy “arcade”, no nos importará que la moto derrape más de la cuenta y que el piloto jamás se caiga cuando realiza un caballito.

Conclusión:

Project Gotham Racing 4 es la entrega que necesitaba Xbox 360. Supera con creces y en todos los aspectos a su anterior versión. Se trata de un juego muy divertido, largo, rejugable donde los piques entre amigos están asegurados. Si no disponemos de amigos pero si de conexión a Internet, podremos jugar en un fantástico modo online que nos hará disfrutar aún más de este juego de velocidad.

La inclusión de motos ha sido todo un acierto y aunque a veces la física de estas no parezca del todo real, lo cierto es que es tremendamente adictivo jugar a PGR4 con una moto. Por supuesto, los que prefieran los coches de lujo del tipo Ferrari, Lotus, Lamborghini y demás estarán servidos dado que estos vehículos están modelados y copiados directamente de la realidad.

Un juego muy recomendable sobre todo para aquellos que disfruten de las carreras espectaculares donde la diversión es lo primero.
NOTA FINAL:

9,2/10


Share/Bookmark

0 comentarios: