domingo, 13 de septiembre de 2009

Análisis: Dissidia Final Fantasy (PSP).

Tras varios meses escasos de novedades, el mes de Septiembre nos trae uno de los juegos que ha hecho eco de convertirse en un futuro must have de PSP.
¿Lo habrá conseguido?

Introducción.

El juego comienza con un pequeño combate introductorio a modo de tutorial (cierto es que la sensación que deja es un poco fría), a continuación, lo que todos esperábamos: un vídeo en CGI del que sólo Square Enix es capaz de realizar. Las deidades Cosmos y Caos están en conflicto, por ello, cada uno elige a sus mejores combatientes para acabar con dicha guerra. Squall luchando contra Sephirot, Tidus y Yitán ayudándose para acabar con Kefka, Cloud desenvainando su pesada espada contra Jecht… Después de aceleradas batallas donde la luz y la oscuridad se anteponen, nuestros queridos protagonistas de Final Fantasy pierden la batalla. En dos palabras - como bien diría nuestro más conocido torero: IM-PRESIONANTE. Al finalizar el vídeo, el jugador tiene ocasión de presenciar la primera conversación ingame donde se explican los motivos por los que hemos de luchar. Cada personaje ha de recuperar uno de los cristales de la luz que les corresponde, ya que sin ellos será imposible vencer la maldad que alberga el temido dios de la discordia.

Apartado gráfico.

Es muy posible que Dissidia Final Fantasy tenga unos de los mejores apartados gráficos jamás vistos hasta el día de hoy en una portátil. Los primeros planos tanto de los protagonistas como de los archi-enemigos son simplemente excepcionales: mantienen todo lujo de detalles. Los combos, los límites, las invocaciones… se nota por todos lados el gran trabajo inferido por la compañía japonesa. Son sencillamente espectaculares. Respecto a los entornos y escenarios aunque son bastantes amplios (tomen nota señores) es cierto que quedan algo inertes y vacíos.

Jugabilidad.

Lo siento. De verdad que lo siento. Lo he intentado una y otra vez pero no consigo verle ningún atractivo a su modo de juego. Y es que Dissidia Final Fantasy se plantea como una mezcla entre el RPG y juego de lucha una contra uno y he aquí su gran error. En líneas generales, el modo principal de juego consiste en caminar por un tablero en donde deberemos pisar casillas con “monstruo” o “tesoro”. Cuando das con el monstruo de turno, te embarcas en una cortísima batalla que a poco que aprietes varias veces el botón de cuadrado, habrás acabado con el enemigo. En las casillas de tesoro te limitarás a recoger nuevos equipamientos para el personaje.

El gran problema que acecha Dissidia Final Fantasy son los continuos cortes de clímax. Me explicaré mejor: los combates con enemigos inferiores (que normalmente son los mismos que los grandes antagonistas pero teñidos de azul) se hacen especialmente cortos, de este modo cuando empiezas a disfrutar un poco de la batalla, sin apenas darte cuenta le habrás dejado KO al instante. Para más inri, entre pelea y pelea es muy posible que aparezcan escenas ingame en las que nuestros protagonistas se pondrán a filosofar sobre sus diversas vivencias, miedos e inquietudes de sus respectivos títulos. En cuanto a los enfrentamientos contra los grandes enemigos de la saga o bien se tornan especialmente difíciles o bien acabas machacándolos sin saber muy bien cómo los has conseguido. Todo ello es considerado por mí como una gran pena pues os aseguro que la implementación de los combates es realmente divertida pero al ser tan cortos y espaciados en el tiempo se disfrutan en vedad, muy poco.

Apartado sonoro.

Dissidia Final Fantasy conserva absolutamente todos los efectos sonoros que otras entregas hicieron tan famosos. La música es más que correcta y debo añadir que aunque las voces de los personajes están en ingles, el juego está totalmente traducido al español.

Conclusión.

A pesar de que DFF tiene muchas cualidades que de seguro le hubieran servido para convertirse en todo un must have en la pequeña de Sony, se queda simplemente en correcto por el hecho de intentar mezclar el género RPG y de lucha a partes iguales. Finalmente lo que se obtiene es un videojuego escaso en profundidad y combates e igualmente escaso ante opciones configurables como RPG. A pesar de todo, estoy muy seguro que los amantes de esta exitosa saga sabrán disfrutarlo pero un servidor – que tiene cierta edad y ya no se conforma con cualquier cosa – este juego se le plantea como del montón.

NOTA: 6,5/10


Share/Bookmark

3 comentarios:

Marmota dijo...

Tal y como lo pones, parece el Hero Quest con los personajes del Final Fantasy; tiene hasta los monstruos errantes. "¡¡Vamos Cloud, usa el Fuego de Ira!!" XD

Desde que se fusionó Square con Enix, el nombre de Final Fantasy ya no es sinónimo de calidad. ¿Será que Enix les está saboteando desde dentro para potenciar la saga Dragon Quest?

¡¡Hasta luego, tío!!

Guille! dijo...

jajaja pues mira, no se me había ocurrido pero un poco así sí que es. Sinceramente hubiese preferido un juego de lucha a lo "Soul Calibur" con personajes de FF o un juego de rol como los que nos tienen acostumbrados.

Para colmo acabo de utilizar la función instalar datos (pues los tiempos de carga son bastante notables) y llevo más de media hora para instalarme 512MB!!! Ya son casi las 00:00 y se me han quitado las ganas de echarme una partida XD

Me gustaría que Square Enix se centrase más en versiones oficiales de Final Fantasy, Kingdom Hearts ó Dragon Quest como es debido y dejasen de intentarnos sacar los cuartos con juegos de dudosa calidad (éste, aún se salva).

Un abrazo!!!

Airrel dijo...

Muy interesante análisis, la verdad es que el juego nunca llegó a llamarme la atención, la idea de luchar con personajes que no tienen nada que ver entre si me parecía demasiado bizarra xD

A ver si puedo probarlo para confirmar mis sensaciones.