jueves, 2 de abril de 2009

Análisis: Ninja Blade - Xbox 360.


Con un 33/40 en Famitsu, Ninja Blade es una de las últimas obras de From Software. Un juego donde tendremos que demostrar toda nuestra habilidad frente al pad, un juego donde sacaremos el Ninja que tenemos en nuestro interior.

Si de algo puede alardear Xbox 360 es por la cantidad de juegos de Ninjas que posee. Ninja Gaiden II y Tenchu Z son buenos ejemplos de ello. Ahora nos llega Ninja Blade, un juego que nada más meterlo en nuestra consola sorprende, llama la atención y lo que es más importante: dan ganas de jugarlo.

La primera impresión que tuve al insertar el DVD en la consola es que estaba ante un nuevo Shadow of the Colossus. No pude remediarlo y tuve que mandar un sms a Guille para informarle de tal belleza visual. Nuestro Ninja, que se ve inmerso en una historia donde gusanos destructores quieren acabar con la humanidad a costa de convertir a cada habitante de Tokio –y en extensión del mundo entero- en una nueva “raza” como si de zombis se tratase. El recuerdo hacia el maravilloso juego del Team Ico no es por nostalgia o ganas de rejugar a esa obra de arte, sino por la magnitud que adquieren los enemigos en nuestro monitor.

Ken Ogawa, el héroe que controlaremos en esta aventura tiene un tamaño ridículo si lo comparamos con los distintos enemigos o “portadores”, según lo llaman en el juego. Para acabar con ellos tendremos un arsenal relativamente escaso pero la mar de eficiente ante estas criaturas: 3 espadas de la cuales una permite romper armaduras, otra es eficaz ante los enemigos voladores y otra que nos vale un poco para todo. Además de estas armas blancas dispondremos de Shurikens que son “estrellas ninja”, pero con poderes especiales: Fuego, aire,…

Hacer buen uso de nuestras armas será crucial, pues los enemigos suelen ser robustos ante ciertos ataques y siempre tendremos que encontrar sus puntos débiles. Las chispas, efectos especiales y juego de luces están a la orden del día, pero lo que realmente da espectacularidad al juego son sus QTE o Quick Time Events. Heredados de Shenmue, en ciertos momentos del juego, y como si de un manga se tratase, la pantalla enfoca los ojos de Ken. ¿Estáis Preparados? Hacer uso de vuestros reflejos es crucial, nuestro Ninja irá realizando acciones predefinidas, pero nosotros deberemos pulsar el botón en el momento adecuado para que este continúe la acción.

Espectacular, así es como definiría estas escenas, que además de ser buenas gráficamente, son absolutamente sobrecogedoras y harán que pulsemos los botones con tal ansia, que saldremos maravillados de ellas.

Como veis, Ninja Blade mete en una coctelera elementos de distintos juegos, todos ellos grandes obras maestras: así que el resultado no puede ser malo. De hecho no lo es, pero Ninja Blade peca de ciertas carencias.

Gráficamente es muy llamativo, no es que estemos ante un Gears of War, pero el nivel de detalle es muy grande. Si es cierto que los escenarios se repiten y los enemigos más pequeños tienen un diseño muy poco original y no muy acorde con lo que se suele ver en la nueva generación de consolas. Eso si, hago una mención especial a los enemigos finales pues son todos descomunales.



El apartado sonoro, aunque discreto a lo largo del juego está muy trabajado. Podremos oír los choques de los metales, el ruido de nuestros pasos y unas voces en inglés con una traducción estupenda al castellano.

Donde más flojea Ninja Blade es en el apartado de modos de juegos pues sólo disponemos de la historia principal que apenas nos llevará 10-12h acabarlo pues tan sólo dispone de 9 capítulos. Eso si, nada de modo online o algo que se le parezca. Además, llegados al nivel 7, tendremos una sensación de “Déjà Vu” que no siempre gusta pues en ese nivel recorreremos de nuevo el metro y deberemos luchar contra los enemigos de capítulos anteriores. ¿Se les acabó la originalidad al final? ¡Lástima!

La jugabilidad tampoco es perfecta y en ocasiones nos desesperará la borrosa acción que viviremos. No sabremos muy bien si le estamos dando a un enemigo, reventando bidones explosivos, o dando espadazos al aire. Además, el uso de ciertas armas como los Shurikens, requerirán cierta rapidez y puntería que no siempre está al alcance de todos.

Desde luego recomendaría probar este juego: aunque recoja muchos modos de juegos más antiguos y los mezcle todos en un mismo DVD, Ninja Blade es un juego dinámico, llamativo y divertido. No es especialmente largo salvo que seamos completistas y tengamos ganas de conseguir todos los secretos que aguardan en el juego, pero aún así no llega a situarse entre los mejores. Un juego espectacular y muy bien terminado, sólo es recomendables para los amantes de la cultura nipona así como los fans de las películas de terror donde enormes criaturas invaden nuestra ciudad.

NOTA: 8,0/10


Share/Bookmark

0 comentarios: