sábado, 7 de marzo de 2009

Análsis: Street Fighter IV - Xbox 360, PlayStation 3.


Lo estábamos esperando y por fin lo hemos podido catar. Street Fighter vuelve, esta vez lo hace con un número nuevo. Ryu, Ken, Guile y Chun-Li están de vuelta, señoras y señores estamos hablando del ansiado Street Fighter IV.

Anunciado hace ya unos meses para que el Hype de los jugadores sea bestial, Street Fighter IV es un juego que ha salido el pasado mes de febrero para Xbox 360 y PlayStation 3.

Como todo buen Street Fighter que se precie, el juego consistirá en avanzar a lo largo de un torneo en el que nos iremos enfrentando a varios luchadores. Todos los combates son uno contra uno y sólo uno de los dos conseguirá la victoria. Un planteamiento clásico pero terriblemente eficaz.

Tenía ganas de hincarle el diente por una razón: el apartado gráfico me emocionó desde el día que vi la primera imagen del juego. Con un estilo gráfico peculiar, Street Fighter IV es un juego de lucha con protagonistas tridimensionales pero con una forma de juego en 2D. Para entendernos mejor: a pesar de ser personajes que podemos observar bajo cualquier punto de vista, sus movimientos quedarán en un único plano. De esta forma la esencia clásica se mantiene.

¿Si una fórmula funciona, para qué cambiarla? Eso tuvieron que pensar los chicos de Capcom al desarrollar el juego (la verdad es que lo deben hacer en todas las ocasiones, véase Resident Evil 5…) Y el resultado es el siguiente: Ryu, Ken, Blanka, Mr Bison, Balrog y el español Vega se verán las caras de nuevo en esta cuarta entrega.

Además de estos clásicos personajes, se nos unirán nuevas incorporaciones como Rufus, Crisom Viper, Abel y El Fuerte. A estos nuevos fichajes se le unirá Gouken, hermano de Akuma y maestro de Ryu y Ken, pero este no será seleccionable desde un principio. Si os digo la verdad, no termino de aceptar visualmente a estos nuevos personajes. El movimiento del vientre de Rufus da Nauseas, Crisol Viper parece sacada de un juego diferente a Street Fighter, y El Fuerte tiene un nombre con bastante poca imaginación. Sólo se salva Abel que parece traído directamente de Final Fight.

Su aspecto gráfico es impresionante, los modelados de los personajes una pasada, se mueven de forma extraordinaria, vamos un aspecto muy bueno. Denotar que la versión de Xbox 360 luce un mejor apartado que la de PlayStation 3 con unos modelos más nítidos y con menos “dientes de sierra”. Aún así, nada grave, creedme.



Los escenarios son bastante interesantes, pero aquí tengo que lanzar una lanza a favor del clásico Street Fighter II. ¿Por qué tenemos que luchar en lugares aleatorios? No sé si recordaréis, pero en el clásico juego de nuestras Super Nintendo o Mega Drive, si nos enfrentábamos a Ryu, luchábamos en su escenario, Vega tenía el del tablado flamenco, Balrog el Casino, Dhalsim el de los elefantes… aquí no. Podremos luchar contra E.Honda que como buen japonés adinerado, podremos enfrentarnos a él en el aeropuerto de Guile o en la selva profunda. Una pena.

El sonido es correcto, algunos personajes han perdido vocabulario (como el “akaktapukta” de Ryu y Ken), pero por lo general cumple. Eso si, no esperéis las melodías de Street Fighter II, estas son distintas y menos pegadizas.

¿Por qué Street Fighter es tan difícil? Supongo que es una marca de la casa, pero una vez más, acabar Street Fighter del tirón no es sencillo. Es cierto que tiene su encanto y es todo un reto, pero en el modo normal, al 4º o 5º combate, si no tenemos mucha experiencia, nuestro enemigo nos hará trizas. ¿Por qué? No lo sabemos, pero la inteligencia de los enemigas se vuelve enfermiza y parar sus golpes hará que debamos hacer uso de nuestras meninges así como unos reflejos dignos del súper héroe “Flash”. Lo mismo ocurre con el enemigo final Seth, que en su primera transformación es relativamente fácil de ganar, pero tras el primer asalto, su descomunal fuerza y rapidez hacen que vencerla sea en muchas ocasiones desesperante.

En modos de juegos no podemos quejarnos. Además del clásico modo arcade desde el que desbloquearemos a los distintos personajes, están los modos multijugador haciendo especial hincapié en el juego online donde desde cualquier momento podrán retarnos (podremos desactivar esta opción). De esta forma los piques están garantizados y la diversión llega a cuotas muy elevadas.

Street Fighter IV es un excelente juego de combates.
Técnico, divertido, rápido de acceso, y con guiños al pasado. Pero… no es perfecto. Llamarle Street Fighter IV es algo que le hace honor, pero para nada será un sustitutivo para los que tengan en su corazoncito al clásico de recreativas Street Fighter II. Podían haberle llamado de cualquier otra forma y hubiese sido un juegazo, pero si os soy sincero, no le hace gala a su nombre, y aunque sea un juego extraordinario, es demasiado complicado, y los personajes han perdido cierto carisma frente a lo que habíamos visto hasta ahora.

Recomendable para los amantes de los buenos juegos de lucha, para aquellos seguidores incondicionales de la saga y aquellos cuyo hype esté por las nubes. Personalmente, me quedo con Super Street Fighter II Turbo HD Remix, el clásico remasterizado.
NOTA FINAL:

8,7/10


Share/Bookmark

0 comentarios: