lunes, 9 de febrero de 2009

¿El declive del "Octavo Arte"?


Soy Elitista. Cada vez lo tengo más claro. Maniático de los videojuegos, no me gusta jugar por jugar. Me gusta jugar para disfrutar. Disfrutar de gráficos nunca vistos, de sonido sobrecogedor y de historias increíbles. Quizás algunos me consideren Hardcore-Gamer por tener 28 consolas en casa, pero les diría que no. Los shooters, los juegos de carreras y los juegos de aventura-acción están bien, pero no me llenan.

No me llenan por una razón. Es más de lo mismo una y otra vez. Las compañías no son tontas: un juego que vende volverá a vender si tiene mejores gráficos y leves retoques. Un juego vende si el género funciona. Aunque no lo parezca muchos juegos están sobre explotados.

Por mucho que digan: “Metal Gears Solid 2, 3 y 4 son una obra de arte”. Señores, les diré que a mi juicio no. Sólo lo fue el primero.

Por mucho que digan: “Halo 3 es revolucionario, Call of Duty es increíble”. Les contestaría lo mismo. Para mi sólo lo fue Wolfenstein.

Lo mismo opino con Zelda Ocarina of Time, Zelda Majora’s Mark y Zelda Twilight Princess. Me quedo mucho antes con Zelda: A Link to the Past o Wind Waker. Juego mucho menos valorados por los “jugones”.

“Bern, estás siendo muy radical” – me diréis algunos.

Es posible, pero me gustan los juegos que marcan un antes y un después. Me gustan los juegos de lo que yo llamo “el octavo arte” (considerando el cine como el séptimo). Me gustan los juegos que no sean “más de lo mismo”. Me gustan los juegos que aportan ese granito de diferenciación ante los demás.

¿Me das ejemplos?

Por supuesto, ahí van:
- Oddworld: Abe’s Odyssey por su increíble originalidad de vencer al enemigo por el dialogo y la inteligencia.
- Resident Evil por ser de los primeros juegos en hacernos pasar miedo de verdad.
- Project Zero por su ambientación y ese mal estar que nos produce por el cuerpo.
- Silent Hill, un juego que nunca nos dejó fríos.
- Metal Gear Solid, el primer juego donde nos sentimos como un espía.
- Final Fantasy VIII que a mi juicio fue la primera “super produción” al estilo Hollywodiense para consola.
- The Legend of Zelda: The Wind Waker, esos gráficos nunca vistos me entusiarmaron.
- Tomb Raider, el primero y más genuino juego de aventuras que he jugado jamás.
- Patapon, sí… música y aventura tienen su primera unión.
- Loco Roco, movamos el mundo a nuestro antojo.
- Shodow of the Colossus, ¿habéis visto alguna vez enemigos más grandes?
- …

Y la lista puede seguir y seguir pues no todos tenemos los mismos gustos, pero tengo la sensación de que cada vez más las compañías tienden a pasar por alto ciertos criterios. Por mucho que intente buscar, estos juegos “originales y diferenciadores” han ido desapareciendo a lo largo de los años para dar paso a juegos poco creativos, orientados a la venta y sin innovar, pues ciertos géneros (y títulos), gustan y venden sólo por denominarse de una forma.

No podemos olvidar que el mundo de los videojuegos es un negocio. Es un negocio que además funciona muy bien. Es lógico que las empresas tienden a velar por sus intereses, pero me parece que estamos viviendo el debut de lo que viene siendo la expansión del videojuego hacia un público más general.

Secuelas como Call of Duty World at War, Silent Hill 5, Metal Gear Solid 4 –que no dejan de ser juegos muy buenos- no me aportan nada nuevo.

Reediciones como la serie “New Control Play” de Nintendo Wii, o reediciones calcadas de una consola a otra no tienen cabida en mi mente. Esto me parece una tomadura de pelo, pero muy interesante “marketinianmente” hablando.

Estamos viviendo una expansión del mundo del videojuego y cada día estoy más ansioso de ver llegar las novedades del Team Ico y de compañías que nunca dejan de lado la originalidad.

No dejemos que las reediciones, secuelas, y remakes invadan nuestras consolas, queremos originalidad. Es bueno que el mundo de los juegos sea conocido por todos, pero no caigamos en lo que parece que está siendo últimamente el mundo videolúdico: la gallina de huevos de oro.


Share/Bookmark

9 comentarios:

Guille! dijo...

¡Increible reportaje Bern!
Me ha encantado y no puedo estar más de acuerdo contigo. Como elitista de los videojuegos disfruto ante todo de juegos valientes y diferenciadores.

Por poner algún ejemplo más:

Okami (por su estética preciosista y su mensaje de paz)

Nintendogs (por revolucionar la concepción de videojuego)

World of Goo (originalísimo plataformas realizado con 4€)

¡Felicidades de nuevo por el artículo! Está entre mis favoritos.

Cloud_Strike dijo...

Ante todo excelente forma de expresar la poca originalidad de hoy en los videojuegos.
"No dejemos que las reediciones, secuelas, y remakes invadan nuestras consolas, queremos originalidad"

Hermosas palabras pero no comparto el meter a las Secuelas en la bolsa de los Remakes/Reediciones.

Cada quien piensa como le parezca y lo respeto, no lo comparto.

El Metal Gear Solid 4 es sin duda alguna el final mas epico que podia tener la Saga, lo que Kojima muestra al final del mismo es sencillamente una obra maestra.

Un juego que no mencionaste fue el Final Fantasy VII, el cual marco un antes y un despues en las Sagas del FFVII. Mientras que el FFVIII, como bien vos decis es una Superproduccion, la cual me encanto y ESTE debio haber sido el juego que encarnace una Pelicula de Final Fantasy.

Bern dijo...

Hola Cloud,

Ante todo gracias por contestar.
Logicamente lo que dices es muy cierto, y por supuesto el final de Metal Gear Solid 4 es Bestial.

También lo es el de muchos juegos como Halo 3, que incorpora un modo online increíble, o cualquier Final Fantasy que se precie. A donde quería llegar yo con este artículo, es que salvando la diferencia gráfica y situandonos en la época del lanzamiento de estos juegos, Metal Gear Solid 4 no deja de ser un "Metal Gear Solid" con mejores gráficos y una trama argumental 7 veces mayor que la del primero. Por eso no me sorprende, porque es algo que ya ha existido.

Eso si, es una compra OBLIGADA! En eso estamos absolutamente de acuerdo ;)

Final Fantasy VII no ha sido nombrado, pero por supuesto fue una transición entre el VI y el VIII en tema gráfico, teniendo una trama argumental increíble, y un montón de simpáticos bugs que hacían de él algo "exclusivo".

Me marcó algo menos que FF VIII, pero desde luego es de agradecer la aportación que haces sobre él.

Saludos!

Marcos dijo...

Totalmente de acuerdo.
De hecho, el problema de los videojuegos no se distancia del problema con el resto de las artes.

¿Como poder discernir cuando estamos ante una apabullante obra de artesanía o ante una obra de arte?

¿Como evitar que nos salpique el avance inexorable del capitalismo y mercantilismo, que siempre va en detrimento de los juegos y los jugones?

Y por ende, se plantean los mismos problemas para los jugones que para los eruditos de otros artes:

¿Es mejor una artesanía magistral o una obra de arte menor?

Por mi parte creo que todo influye, y si bien es cierto que en el 80% de los casos, la prensa especializada alaba meras artesanías sin alma artística; tampoco hay que quitarle miga a esos gafapastas que veneran obras de arte mediocres.

La solución es igual para todo y todas las manifestaciones artísticas:
- El tiempo dará la razón.

Pasados 50 o 100 años, la gente sabrá que los cuadros de Tápies eran una estafa, que Antonio López era un artesano y que juegos petosos que hoy reciben dieces, eran meras máquinas de hacer dinero.

En cuanto a juegos que marcaron:

- Sonic, el primero, el clásico, el mejor. La pauta de si es bueno o no, decididlo vosotros, cuando si haceís memoria seguro que recordáis las canciones de los niveles.

- Resident Evil y Resident Evil 2. Uno por novedad, y otro por empezar a introducir guiones más que cinematográficos en los videojuegos.

- Silent Hill: Por revolucionar el concepto de terror psicológico.

- Street Fighter II: Por sacarnos tantas monedas de cinco duros y crear escuela.

- Soul Blade. Por la intro, la BSO y el modo de lucha con armas.

vicio13 dijo...

Hola, solo quería decir un par de juegos que a mi juicio son obras de arte y no has nombrado:
-Super mario Bros 3 (NES): Sobran las palabras.
-Alex Kidd (SMS): Puede ser que esté influenciado por se mi primer juego, pero aún a día de hoy me parece un juegazo.

Por lo demás de acuerdo contigo Bern.
Un saludo

Guille! dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Guille! dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo Marcos. Al igual que dentro de unos años se darán cuenta que Tàpies o Miró son una gran estafa, también lo harán de por ejemplo Halo 3, los infinitos Tomb Raiders y Final Fantasys (cada vez van a peor).

El David de Miguel Ángel siempre será una Gran Obra de Arte al igual que como bien indicas el primer Sonic y Mario (insuperables).

Luego llegaron otras obras más vanguardistas e innovadoras (como Van Gogh o Munch)...por poner un ejemplo, Los Sims, El Brain Training entre otros... el resto...pasarán posiblemente sin pena ni gloria.

¡Saludos!

Ruloner dijo...

El tema es algo espinoso porque muchos juegos que has comentado también se pueden meter en el saco:

-Resident Evil: todo jugón que se precie sabrá que es muy similar al primer Alone in the Dark, aunque con un diseño evidentemente mejor.

-Silent Hill: idem.

-Proyect Zero: idem.

-Tomb Raider:It's me... Mario!

-Shadow of the Colossus: Un Zelda sólo con jefes finales.

Lo que vengo a decir es que el 99% de los juegos de hoy en día se han inspirado en mayor o menor medida de otro/s a su vez. Los ejemplos expuestos pueden resultar un poco extremos pero creo que el planteamiento de este artículo no es del todo correcto.

Opino que un juego es obra de arte cuando es tan bueno como para destacar por méritos propios, sea la séptima entrega de una saga archiconocida (FF VII) o una de nuevo cuño (Dead Space). Lo que importa es que, años más tarde, todo Diox recuerde lo bueno que era... o_O

Marcos dijo...

Hombre, razón tienes, pero tampoco hay que ser tan radical.

Veamos, el RE es cierto que se asemeja en mucho al Alone, pero hay mundos entre ambos, en calidad y jugabilidad. De todas formas, te lo acepto, porque estamos ante juegos similares tanto en acción como en propósito.
En el caso del Silent Hill, el asunto se vuelve algo más espinoso, ¿de verdad te parece que Alone in The Dark ofrece el llamado terror psicológico? ¿De verdad et parecen parecidos dos juegos que hasta en la acción y en la finalidad de cara al espectador-jugador son totalmente distantes?
Y llegamos a Proyect Zero... vamos a ver, que el mundo es subjetivo, y las emociones todavía más, pero haciendo una pequeña psicología iconológica de los juegos diré:
Alone in the Dark: agobio, tensión y adrenalina.
Resident Evil: agobio, tensión y adrenalina.
Silent Hill: terror, mal rollo y desconcierto.
Proyect Zero: agobio, tensión, desconcierto y mal rollo.

¿Que quiero decir con esto? Pues que no podemos generalizar sólo por la temática. Según tu criterio, son iguales las pelis: Freddy VS Jason y The Ring, sólo porque van de terror. O son iguales los programas Cuarto Milenio y Expediente X, sólo porque van de casos extraños.
Un buen analista no se para en el tema, sino que busca subtemas, subtramas y ect..

Sobre lo de Mario:Tomb Raider/ Zelda-Shadow of the Colossus y demás afirmaciones... es obvio y verdad que estos juegos se basan en versiones anteriores, pero esto es la evolución natural de un arte ¡y una ciencia!. Tampoco se puede ser tan primitivista como para tildar de copias a juegos basados en versiones prehistóricas de similar parentesco.
Es como si en el campo del arte dijéramos que Velázquez está copiando a Altamira. Obviamente Velázquez desciende de Altamira, pero ni tiene porque haberlo conocido (de hecho no lo podía haber conocido), ni tiene nada que ver exepto el tiempo y los años.

No tengo claro si para defener el decaimiento del arte de los videojuegos estás defendiendo un primitivismo radical, o si eres un militante apocalíptico que reclama una destrucción total cada cierto tiempo para partir siempre de unas bases puras e intocables.