miércoles, 31 de diciembre de 2008

Análisis: Need for Speed Undercover - PlayStation 3.


Need for Speed vuelve otro año más, pero está vez con el sobrenombre de Undercover. Coches tuneados, con motores inflados y con la policía en los talones. Esa es la esencia de Need for Speed, un juego con el que desprender adrenalina por las calles de la ciudad.

En esta edición, volvemos a los andares. Tras unos capítulos de persecuciones, aparecieron los juegos de tunning como Underground. Undercover quiere mezclar ambas cosas, además de recordarnos ligeramente a Burnout Paradise…

¿Una mezcla explosiva, para un juego explosivo? Eso es lo que uno pensaba en un principio, pero por desgracia las cosas no han sido así. Need for Speed Undercover nos mete en la piel de una especie de “poli bueno” que ha de infiltrarse y rivalizar con toda una horda de mafiosos que realizan carreras ilegales por las calles de la ciudad.

Hasta ahí todo bien si no fuese por la mecánica sencilla y aburrida del juego. Tan solo tendremos que movernos por la ciudad y una vez aparezca un icono bajo nuestro coche, pulsar el botón para activar la misión. Una vez activada, tendremos que tratar de superar a nuestros rivales ya sea realizando adelantamientos imposibles por las calles de la ciudad, o realizando maniobras peligrosas al más puro estilo Burnout.

A veces la policía se nos echará encima y tendremos que salir airosos de la persecución.

Los fans de la serie no estarán muy desorientados con Need for Speed Undercover, es más de lo mismo pero con ciertos toques a lo Burnout (nitro, efectos visuales, maniobras peligrosas para sumar puntos, etc.)

Todo esto pinta bien si no fuese por las insufribles ralentizaciones del juego.
Así es, a pesar de tener un motor gráfico idéntico al de Need for Speed Pro Street, las ralentizaciones en Undercover se hacen demasiado presentes, aunque no aparezcan los rivales por pantalla, a veces la velocidad endiablada que coge nuestro vehículo no parece asumirse bien por la consola.



La banda sonora es buena, pero algunas canciones no pegan para nada con la dinámica del juego. Saldrán canciones de salsa tratando de imitar y sumergirnos en el ambiente de Centroamérica, pero lo único que consiguen en hacernos mirar de forma sorprendida el juego.

La jugabilidad es correcta y los bólidos se controlan muy bien y de forma suave, ahora bien, esas ralentizaciones son imperdonables.

Además del modo principal, tendremos opciones para jugar online, pero no podremos hacer mucho en este hasta que no desbloqueemos los distintos vehículos del modo historia.

Un mal sabor de boca.
Así es como calificaría a Need for Speed Undercover. A pesar de tener un vídeo grabados al más puro estilo Command and Conquer 3, Need for Speed Undercover nos pone a los mandos de vehículos rápidos que sufren unas ralentizaciones que no son dignas de este tipo de juego. Una lástima pues se esperaba mucho más de él…
NOTA FINAL:

5,0/10


Share/Bookmark

1 comentarios:

Camila dijo...

Desde chica siempre disfrute jugando con distintas consolas o juegos en la computadora. Me gustaban mucho los clásicos como el Mario o el sonic. Aunque hoy en dia solo utilizo los juegos play 3