domingo, 28 de diciembre de 2008

Análisis: Dead Space - Xbox 360.


A veces juegos poco llamativos suelen ser especialmente buenos. Esto le ha ocurrido a Dead Space, un juego de Electronic Arts como poco Marketing pero que contiene un software que ríanse de lo mejores o más conocidos videojuegos del mercado.

Así es, EA nos llega con un juego de terror ambientado al más puro estilo Alien, donde una tripulación de humanos tiene como misión llegar a una base espacial desparecida desde hace unos años y conseguir hablar con sus supervivientes. Al acercarse a esta, un campo magnético les atrae y les destroza la nave. Hasta aquí todo bien si los supervivientes de la base fuesen personas normales, pero por desgracia, la tripulación entera ha sido infectada por un virus que se alimenta de tejido vivo para reconstruirse y convertirse en alienígenas sanguinarios.

Oscuridad, misterio, y nerviosismo nos esperará durante la aventura y sus 12 largas misiones que nos mantendrán en tensión pues no sabremos que saldrá de las esquinas de los pasillos. El ambiente insano, gore y salvaje que nos espera en Dead Space es descomunal y muy cercano al visto en Gears of War o Resident Evil.

Gráficamente el juego cumple.
Es de lo mejor que he visto en Xbox 360. Es cierto que no aparecerán tantos enemigos por pantalla como en el juego de Epic Games, y siempre estaremos jugando en escenarios interiores, pero las texturas y los movimientos de Isaac –el protagonista- nos sorprenderá para muy bien.

El sonido es sobrecogedor, y escuchar los gritos diabólicos de los enemigos nos hará pensarnos muy bien si seguir jugando o dejarlo durante un rato para coger aire.

Por si fuese poco, la jugabilidad y dificultad está perfectamente dosificada, aunque si es cierto que pasaremos momentos muy difíciles donde aparecerán muchos enemigos y tendremos que tener la puntería de Guillermo Tell para poder desmembrar y acabar rápidamente con los enemigos sin desperdiciar munición ya que si de algo se escasea en Dead Space es de balas para nuestras armas.



Por lo demás, Dead Space es genial, ya que además de las clásicas aventuras por los pasillos de la nave donde aparecerán enemigos desde cualquier lado (si… ¡hasta de los respiraderos de la nave!), también tendremos fases más agónicas pues nos quedaremos sin oxígeno, o momentos donde tendremos que hacer prueba y puntería para acabar con un campo de asteroides.

¿Es perfecto? –pensaréis algunos.
No. –os respondería.

Y es que por desgracia, Dead Space peca de algo de lo que no carecen los mejores: personalidad. Jamás nos veremos identificado con Isaac, pues a este jamás le veremos el rostro. Podéis pensar que no es nada grave pues en Halo tampoco vemos
al Jefe Maestro, pero es diferente. Quizás el hecho de que jamás hable, su traje excesivamente soso y de que no muestre sentimientos, produce esa sensación de inatracción por el héroe del juego.

Pero si hacemos un pequeño esfuerzo y obviamos este detalle, Dead Space se convierte en un juego excepcional. No es muy original pues es una Mezcla de Resident Evil (por el tema de la infección por un virus), Alien (por el entorno y decorado) y Silent Hill (por los enemigos absolutamente insanos), pero os aseguro que merece y mucho la pena.

Haceos con él si os gustan los juegos de acción y terror. Es, junto a Condemned 2, el mayor exponente de este género. Queda saber si le superará Resident Evil 5…
NOTA FINAL:

9,2/10


Share/Bookmark

0 comentarios: